29 de marzo de 2011

Los 5 grandes descubrimientos de la ciencia de la salud

A lo largo de la historia de la ciencia de la salud, se han ido descubriendo nuevos avances para mejorar nuestra esperanza de vida y comodidades. De todos estos descubrimientos, voy a citar los 5 principales:

v  La anestesia: es un acto médico controlado en el que usan fármacos para bloquear la sensibilidad táctil y dolorosa de un paciente, sea en todo o parte de su cuerpo, es decir, la anestesia local o general, y sea con o sin compromiso de conciencia. Su creador fue el doctor Crawford Williamson Long, quien durante una operación administró una anestesia basada en un éter etílico, a un niño antes de extirparle un quiste del cuello. Se considera una de los grandes descubrimientos de la ciencia de la salud ya que hoy en día las operaciones quirúrgicas se realizan continuamente y cuanto menos dolor se produce, mayor es la satisfacción.

v  La penicilina: son antibióticos del grupo de los betalactámicos (amplia clase de antibióticos con estructura lactánica) empleados abundantemente en el tratamiento de infecciones provocadas por bacterias sensibles. Su descubridor fue el bacteriólogo británico Alexander Fleming, que descubrió el antibiótico en 1928, al estudiar un cultivo de bacterias que presentaban un estado de lisis debido a la contaminación accidental con un hongo. La penicilina comenzó a utilizarse de forma masiva en la Segunda Guerra Mundial y fue esta quien inició la era de los antibióticos, sustancias que han permitido aumentar los índices de esperanza de vida en prácticamente todo el mundo.

v  Las vacunas: la vacuna es un preparado de antígenos que una vez dentro del organismo provoca la producción de anticuerpos y con ello una respuesta de defensa ante microorganismos patógenos. Esta respuesta genera, en algunos casos, cierta memoria inmunitaria produciendo inmunidad transitoria frente al ataque patógeno correspondiente. El descubridor de la primera vacuna existente en el mundo fue  Edward Jenner, un investigador y médico rural, quien combatió, en 1796, contra una de las enfermedades que más asoló al mundo, la viruela. Es gracias a las vacunas que desde pequeños, a lo largo de ciertos períodos que concuerdan con los años, se nos inyectan ciertas vacunas para poder enfrentarnos a dichos virus y bacterias. Hoy en día, es la viruela la única enfermedad que se consiguió erradicar en el mundo.

v  El descubrimiento del ADN: el ácido desoxirribonucleico, frecuentemente abreviado como ADN, es un tipo de ácido nucleico, una macromolécula que forma parte de todas las células. Contiene la información genética usada en el desarrollo y el funcionamiento de los organismos vivos conocidos y de algunos virus, y es responsable de su transmisión hereditaria. El ADN lo descubrió por primera vez, en 1869, el médico suizo Friedrich Miescher mientras trabajaba en la Universidad de Tubinga. Miescher realizaba experimentos acerca de la composición química del pus de vendas quirúrgicas desechadas cuando notó un precipitado de una sustancia desconocida que caracterizó químicamente más tarde. Lo llamó nucleína, debido a que lo había extraído a partir de núcleos celulares. Se necesitaron casi 70 años de investigación para poder identificar los componentes y la estructura de los ácidos nucleicos. En 1919 Phoebus Levene identificó que un nucleótido está formado por una base nitrogenada, un azúcar y un fosfato. Consideramos que es un gran descubrimiento de la ciencia de la salud debido a que, a patir del conocimiento de esto y su función, el hombre a intentado manipular este dicho ADN para mejoras las condiciones físicas de los humanos. Como ejemplo, podemos mencionar el Proyecto Genoma Humano.



v  Rayos X: los rayos X son una radiación electromagnética de la misma naturaleza que las ondas de radio, las ondas de microondas, los rayos infrarrojos, la luz visible, los rayos ultravioleta y los rayos gamma. La historia de los rayos X comienza con los experimentos del científico británico William Crookes, que investigó en el siglo XIX los efectos de ciertos gases al aplicarles descargas de energía. Estos experimentos se desarrollaban en un tubo vacío, y electrodos para generar corrientes de alto voltaje. Pese al descubrimiento, Crookes no continuó investigando este efecto. Pero hasta el 8 de noviembre de 1895 no se descubrieron los rayos X; el físico Wilhelm Conrad Röntgen, realizó experimentos con los tubos de Hittorff-Crookes y la bobina de Ruhmkorff. Analizaba los rayos catódicos para evitar la fluorescencia violeta que producían los rayos catódicos en las paredes de un vidrio del tubo. Para ello, crea un ambiente de oscuridad, y cubre el tubo con una funda de cartón negro. Pasa las semanas, Röntgen hizo un nuevo descubrimiento: las placas fotográficas que tenía en su caja estaban veladas. Los llamó "rayos incógnita", o lo que es lo mismo: "rayos X" porque no sabía que eran, ni cómo eran provocados. Rayos desconocidos, un nombre que les da un sentido histórico. De ahí que muchos años después, pese a los descubrimientos sobre la naturaleza del fenómeno, se decidió que conservaran ese nombre. Se considera un gran descubrimiento porque hoy en día, mediante los rayos X, se pueden diagnosticar muchas enfermedades, incluido el cáncer.


 


Webgrafía:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada